Traductor

lunes, 25 de enero de 2016

Tipologías documentales en el mundo romano-visigodo (ss. I -VI): la documentación episcopal.

Las tipologías documentales de entre el primer y el sexto siglo d.C., pueden considerarse como un conjunto, ya que se observa una continuidad en ellas. En cualquier caso, hay suficientes elementos para separarlas; nosotros abordaremos únicamente la que nos interesa, la documentación episcopal  de época visigoda.
La documentación episcopal es específica, por su contenido eclesial, y formalmente heredera de la emanada de los magistrados romanos. Las formas que preferentemente predominan en la época visigoda son las que siguen:
  • Constituciones sinodales: son actas conciliares que discurren con data (fecha, lugar y quórum - número de individuos necesario para que un cuerpo deliberante tome ciertos acuerdos-), profesión de fe, disposiciones (doctrinales y disciplinares, bien como cláusulas, bien como sentencias) y suscripciones típicamente eclesiales.
  • Decretos episcopales: individuales o sinodales de carácter y estructura dispositiva (intitulación y dirección vertebradas, narración y motivación, disposición, cláusulas y suscripciones).
  • Mandatos episcopales: disposiciones concretas en nombre de la autoridad episcopal (intitulación, dirección, disposición, y cláusulas de firmeza).

La documentación episcopal visigoda se ha conservado en colecciones sinodales.





martes, 19 de enero de 2016

Reapertura

Estimados lectores y seguidores, en primer lugar les escribimos estas líneas para desearles un Feliz Año 2016; en segundo lugar, les advertimos que mañana miércoles, día 20 de enero, retomamos la labor en el Archivo Catedral de Murcia (ACM), en el horario habitual, de 9:00 a 13:00 horas.
Para poder acceder al ACM y consultar la documentación les recordamos que es necesario pedir cita con antelación para que el personal del ACM prepare la documentación.
Gracias por su atención. Esperamos poder atenderles en lo que necesiten.


lunes, 18 de enero de 2016

Los Nomina Sacra

En su origen fueron formas abreviadas de los términos utilizados por los cristianos primitivos para referirse a la Divinidad.
Ludwig Traube detectó sus particularidades abreviativas en la tradición textual de la Biblia antes incluso de la versión de la Vulgata. Sostuvo que las abreviaturas latinas de estos nombres se formaron a partir del modelo de las contracciones griegas que constituían un grupo formado por quince términos bíblicos (entre ellos propios y teológicos) y que, por tanto, el origen de tales abreviaturas en textos latinos debe ponerse en la traducción bíblica de los judíos helenizados.
Los Nomina Sacra, a juicio de este autor, fueron los primeros ejemplos de abreviaturas por contracción en textos latinos y su frecuente incidencia en ellos la convirtió en el procedimiento abreviativo usual en la Edad Media.
El signo con que se notaban, según la costumbre griega (una línea horizontal) fue asumido también en los textos latinos.
En la traducción textual bíblica del griego al latín aparecen en el siglo IV d.C. cuatro nombres abreviados de la forma siguiente:
DS = Dominus
IHS = Ihesus
XPS = CHristus
SPS = Spiritus

hacia el siglo V d.C. se introdujo:
DMS / DNS = Dominus

Estos son los cinco primeros Nomina Sacra en textos latinos.
Progresivamente el sentido reverencial de los nombres sacros se extendió a otros:
  • En el siglo V d.C. se introdujo: SCS = Sanctus.
  • En el siglo V y VI d.C., nombres relativos al orden eclesiástico: EPS = Episcopus, PBR = Presbyter, DIACS = Diaconus, CLRS = Clericus.
  • A comienzos del siglo VI d.C. se escribieron como Nomina Sacra adjetivos dterminativos y calificatios a ellos unidos:NR = Noster, RVS = Reverendus.
  • Entre los siglos V y VI d.C. su uso pasó a  textos no sacros debido a que, al no existir ya copistas especializados en exclusiva para textos clásicos, sus abreviaturas adquirieron un significado genérico y a su semejanza se introdujeron otros.
Al final, las conclusiones de Ludwig Traube fueron objeto de críticas sobre su planteamiento y conclusiones finales.


lunes, 11 de enero de 2016

¿Qué es un expediente administrativo?

Un expediente es una forma de archivo, un objeto documental que sirve para recopilar, guardar y localizar de forma eficiente los documentos relacionados con un asunto determinado.
Si atendemos a su definición según la ciencia Archivística, el expediente es una unidad documental que reúne todos los documentos relativos a un mismo asunto.
Según el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, aprobado por el real decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, artículo 164.1: "El expediente constituye el conjunto ordenado de documentos y actuaciones que sirven de antecedente y fundamento a la resolución administrativa, así como las diligencias encaminadas a ejecutarla".
Vistas ambas definiciones, podríamos decir que el expediente es la agregación sucesiva de los documentos que lo integran, cuyas hojas útiles deben ser rubricadas y foliadas por los funcionarios encargados de su tramitación.
El expediente se estructura en tres fases sucesivas, denominadas iniciación, tramitación y resolución. Cada una de ellas tiene sus propios pasos, de los que se deja constancia por escrito.
Los elementos que conforman un expediente son los siguientes: carpetilla o guarda exterior, extracto o resumen de toda la tramitación del expediente, documentación original, documentación no original, documentación marginal y copias.