Traductor

lunes, 21 de diciembre de 2015

Felices Fiestas

Estimados lectores, con la llegada de la Navidad, el Archivo del Cabildo cesa su actividad desde hoy; también lo hacemos en este blog, hasta que pasen estas fechas tan señaladas.
Les deseamos una Feliz Navidad a todos y un prospero Año Nuevo, llenos de alegrías y reencuentros.


lunes, 14 de diciembre de 2015

El Palimpsesto

Se llama palimpsesto (del griego “palin”, de nuevo; y "psao", raspar, frotar) al manuscrito que todavía conserva huellas de otra escritura anterior en la misma superficie, aunque borrada expresamente para dar lugar a la que ahora existe.
Esta práctica es muy antigua, sin embargo, fue muy frecuente, sobre todo a partir del siglo VII d.C. (en la Edad Media era una práctica muy común en los grandes centros productores eclesiásticos).
Para restaurar la escritura antigua (y en ocasiones muy erosionada) de los palimpsestos, se hace necesario el uso de técnicas especiales, siendo comunes en la antigüedad la aplicación de tintura de agallas mediante un pincel o la llamada tintura de Giobert de sulfidrato de amoníaco.

Uno de los más célebres palimpsestos es el descubierto en Verona en 1816, que contiene las Institutas, del célebre jurisconsulto romano Gayo. Después, en 1822, el orientalista milanés, Angelo Mai, encontró bajo la escritura de diversos palimpsestos, numerosos fragmentos de autores antiguos como Homero, Símaco, Dión Casio, cartas de Antonino y Marco Aurelio, el Tratado de la República de Cicerón y, en 1853, un gran número de fragmentos de los Santos Padres.


miércoles, 9 de diciembre de 2015

La Cámara Apostólica: el Camarlengo.

El origen del término Camarlengo (también conocido con chamberlain o chambelán), proveniente de "camerarius", se remonta al siglo XII, y era el encargado de la "Camera thesauraria", la cámara del tesoro, actualmente conocida como Cámara Apostólica.
La Cámara Apostólica era el órgano financiero del sistema administrativo pontificio; asimismo se encargaba de parte del gobierno de los Estados Pontificios y de la administración de la justicia. Actualmente la Cámara está formada por el cardenal camarlengo, por el vice camarlengo y por su oficina.
Con el “motu proprio[1]” del Papa Pablo VI “Pontificalis Domus” desaparecieron algunos cargos de clérigos de la Cámara y de prelados adscriptos.
Desde la Unificación de Italia, cuando la Iglesia perdió su poder temporal, los recursos de la tesorería pontificia derivan principalmente del “Óbolo de San Pedro[2]” y de otras limosnas de los fieles, por tanto, la Cámara, como órgano financiero, no tiene ya funciones prácticas. Los personajes que la forman cubren, en realidad, cargos casi honoríficos.
A lo largo de la historia el cargo de Camarlengo ha evolucionado en sus funciones, habiendo desempeñado incluso funciones judiciales. En la actualidad conserva la función de cuidar y administrar los bienes y derechos temporales de la Santa Sede durante el período conocido como “sede vacante”, entre la finalización de un pontificado y el inicio de otro.
El cargo de Camarlengo recaía con frecuencia en un Cardenal, pero esto no fue obligatorio hasta el siglo XVI. Siempre fue asistido por un vice camarlengo, un auditor general y los "clérigos prelados", además de un notario.



[1] Un motu proprio (o también e motu proprio y e proprio motu) es un documento de la iglesia católica emanado directamente del papa, por su propia iniciativa y autoridad. Contiene la promulgación de una ley particular, que modifica y perfecciona la Constitución Apostólica.
[2] El Denario u Óbolo de San Pedro (en latín denarius Sancti Petri) son las donaciones de las diócesis y cristianos católicos del mundo entero al Papa de Roma. Es una colecta efectuada todo los años en todas las comunidades católicas, en la “Jornada mundial de la caridad del Papa”, el 29 de junio o el domingo más próximo a la solemnidad de San Pedro y San Pablo.