Traductor

lunes, 29 de junio de 2015

Las abreviaturas en Paleografía (III): las abreviaturas en la Baja Edad Media.

Los signos abreviativos
De los conocidos, el punto, la linea y las letras sobrepuestas, las últimas, no utilizadas en el período visigótico, se usaron de manera muy abundante en esta época.
En los siglos XV y XVI es frecuente encontrar abreviaturas formadas por un grupo de letras iniciales y la final de la palabra como exponente (caº: capitulo).

Las abreviaturas por suspensión
Llevan habitualmente sobre la última letra conservada de la palabra, uno de los signos de abreviación generales. Con respecto a la suspensión simple, destacar la tendencia a abreviar los finales verbales en it, unt y la sílaba -sis, de los adjetivos acabados en -ensis.

  • Suspensión simple: Cordub = Corduba
  • Suspensión mixta y silábica: at = autem / oscn = oscensis
Las abreviaturas por contracción
Son medievales. Aumentan en la época carolingia aunque no llegan a suprimir el sistema de suspensión y decae a finales de la Edad Media. Este sistema es el más perfecto, ya que al expresarse la desinencia de la palabra permite, al resolver la abreviatura, darle su verdadera forma gramatical, algo mucho mas difícil con el sistema de la suspensión (habo: habeo).




lunes, 22 de junio de 2015

Las abreviaturas en Paleografía (II): abreviaturas en la escritura visigótica.

Los tipos de abreviaturas más utilizados fueron:
  • Los signos abreviativos
  • Las abreviaturas por suspensión o apócope
  • Las abreviaturas por contracción o sincopa

Los signos abreviativos
Existían dos signos: la línea horizontal o un poco ondulada, utilizada en la minúscula, y un signo más ondulado para letra cursiva.
El trazo horizontal se usaba para sustituir la m y la n. debajo de la b y, a veces, de la l, n y t se usaba un signo especial indicando el final en is. Otros signos abreviativos especiales se utilizaban para las silabas per, qui y finales en um y us.

Abreviaturas por suspensión
Se encuentran suspensiones simples del tipo s: sanctus, y suspensiones mixtas y silábicas del tipo cnl: concilium y pp: Procter.

Abreviaturas por contracción
Se caracterizaban por la tendencia a conservar de una palabra sólo las consonantes o su mayoría y a eliminar todas o la mayor parte de las vocales, como por ejemplo aumautem.




lunes, 15 de junio de 2015

Las abreviaturas en Paleografía (I): introducción y clasificación.

Introducción

Ya desde el principio de la escritura, se venían utilizando las abreviaturas destinadas a conseguir una mayor velocidad en la escritura y un ahorro en los materiales. A modo de ejemplo, destacamos:
  • El uso de las siglas en latín (siglos III-II a.C.).
  • Las notas tironianas (siglo I a.C.), arcaico precedente de lo que luego se llamo, notas taquigráficas.
  • Notae Iuris (siglo II d.C.).
  • Nomina Sacra (siglos IV-VI d.C.), contracciones usadas para traducir nombres sacros del griego al latín.
Ya en época medieval, existían algunas obras publicadas sobre el uso de las abreviaturas (Braquigrafía), entre ellas:
  • Appendix Probi, de Valerio Probo (siglo III d.C.).
  • Notarum Laterculi, un listado  de abreviaturas de los siglos IX-X d.C.
  • Modus legendi abreviaturas in utroque iure, del siglo XVI d.C.
A lo largo de la historia de las abreviaturas se han usado más cuanto más perfecta era la escritura (fijémonos en la letra carolina). En los tipos de letra más cursivos, las abreviaturas casi desaparecen (como en la letra procesal encadenada). El predominio de esta escritura cursiva en la mayor parte de los documentos de la segunda mitad de la decimoquinta centuria determinará las características del sistema abreviativo de los siglos ulteriores.

Clasificación

Abreviaturas por signo general: dicho signo consistía en una raya encima de la palabra abreviada.
  • Suspensión o apócope: se empieza a escribir y nunca se llega a terminar. Faltan las letras finales.
  • Suspensión pura o siglas.
  • Suspensión normal o simple.
  • Suspensión simple o silábica.
  • Contracción o síncopa: como mínimo figuran la primera y la ultima letra.
  • Contracción pura.
  • Contracción mixta, impura o silábica.
Abreviaturas por signo especial: dicho signo siempre tenía un valor exacto (per, pro).
  • Con valor fijo.
  • Con valor relativo.
Abreviaturas por letra sobrepuesta: consistían en una letra que iba encima de la palabra y que hacía de abreviatura. Generalmente se trataba de una vocal.
  • Vocales sobre Q abreviaban U.
  • Vocales sobre CPTU abreviaban R.
  • Vocales sobre G abreviaban R,N,U.
Otras veces hacían de signo general y abreviaban más letras (por ejemplo, en los apellidos por García).


lunes, 8 de junio de 2015

La estructura diocesana en la Edad Moderna

Las Diócesis, como unidades administrativas a cuyo frente se encontraba el Obispo, se potenciaron al atribuirles la facultad de intervenir en los asuntos que antes estaban mediatizados por el Cabildo. De ahí que se crearan nuevas Diócesis. Éstas estaban divididas en parroquias, a cuyo frente se encontraba un párroco, que contaba con sus propias rentas, de las que participaba el Obispo (Mesa episcopal).
Los órganos de gobierno de la Diócesis, en la Edad Moderna, eran los siguientes:
  • El Cabildo Catedralicio, o reunión de los eclesiásticos que ocupan diversos cargos en la Iglesia Catedral, aunque se configura como órgano asesor del Obispo. En realidad, tenía un peso más importante en el gobierno de la diócesis al contar con su propio patrimonio (Mesa capitular). Fundamentalmente intervenía cuando el Obispo se encontraba ausente o dejaba su sede vacante.
  • El Obispo, verdadera autoridad de la Diócesis, que era nombrado directamente por el Sumo Pontífice desde Roma.
Junto a las Diócesis existieron los llamados Territorios exentos y las Jurisdicciones privilegiadas, a donde no llegaba la autoridad del Obispo aunque se ubicase en su Diócesis. Los Territorios exentos eran territorios controlados por otras dignidades eclesiásticas /abades, presbíteros, etc.), y las Jurisdicciones privilegiadas eran controladas por las Ordenes Militares.


lunes, 1 de junio de 2015

Abreviaturas eclesiásticas: Clasificación.

El hábito y la convivencia son hoy día el motivo principal para el uso de abreviaturas. La mayoría de aquellas de uso actual caen bajo uno u otro de los siguientes encabezados:

  • Administrativas: usadas en la composición de documentos pontificios, pueden incluirse bajo este encabezado todas las formas que se usan en la relación ordinaria para dirigirse a individuos o a miembros de órdenes religiosas, congregaciones, institutos, etc., a las que se puede añadir las formas de dirigirse a miembros de las Sociedades Católicas de laicos y los Ordenes Papales al merito. Las abreviaturas de los títulos de las Congregaciones Romanas y las de autoridades eclesiásticas canónicas individuales también pertenecen a esta clasificación.
  • Litúrgicas: usadas en las descripciones de actos litúrgicos o en las instrucciones para su realización, como por ejemplo, la Santa Misa, el Oficio Divino (Breviario), etc. Aquí también quedan clasificadas las formas abreviadas para el nombre de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo. También los nombres de la Virgen María, de los Santos, así como las abreviaturas usadas en la administración de los Sacramentos, epitafios mortuorios, etc. Finalmente, se incluyen algunas abreviaturas misceláneas tales como las usadas en la publicación de documentos concernientes a la beatificación y canonización.
  • Escolásticas: usadas para designar títulos honorarios adquiridos en las escuelas, para evitar la repetición de títulos extensos de libros y revisiones, o para facilitar la referencia a la legislación eclesiástica y civil.
  • Cronológicas: usadas para describir los elementos del año civil o eclesiástico.