Traductor

lunes, 27 de abril de 2015

Una inscripción latina en la Catedral de Murcia

Estimados lectores, esta semana vamos a fijar nuestra atención sobre un elemento que para muchos pasa desapercibido, pero que nos aporta datos interesantes sobre la construcción de la Torre-Campanario de la Santa Iglesia Catedral de Murcia.
Se trata de un bloque de mármol situado en la base de la torre, orientado hacia la plaza de la Cruz y la calle de Platería, en el que hay una inscripción epigráfica en latín que marca el inicio de la construcción de dicha estructura. En ella aparecen el emperador Carlos V, su madre, la reina Juana, y Mateo Lang, Obispo de Cartagena. De los tres, largo y tendido habla la historiografía, no obstante, nosotros vamos a centrarnos -muy sucintamente- en el Obispo Mateo Lang.
Mateo Lang von Wellenburg tuvo una gran influencia en la elección de Carlos V como Emperador en Alemania. En reconocimiento a esa labor, lo nombró Obispo de la Diócesis de Cartagena-Murcia. Lo curioso es que Mateo Lang fue obispo de Cartagena durante 27 años y nunca estuvo en tierras murcianas. Sin embargo, se le recuerda como uno de los mejores administradores de la Diócesis. Mateo Lang promovió el arte en la Catedral y nos dejó el primer cuerpo de la Torre de la Catedral de Murcia (como veremos más adelante en la inscripción), donde aparece su escudo.
Se da la paradoja de que, a pesar de ser el Obispo del que mayor documentación se conserva, toda ella se encuentra en Salzburgo.
Para más información, os adjuntamos este enlace:
A continuación os ajuntamos unas imágenes de dicho bloque y su traducción:




"En el año del señor Mil Quinientos veinte y uno, en el día diez y ocho de octubre, se comenzó esta obra bajo León X, Sumo Pontífice, en el año noveno de su pontificado.
Reinando en España el emperador Carlos con su madre Juana.
Siendo Mateo Cardenal de Sant`Angelo, Obispo de Cartagena."


PD: Agradecemos a la profesora Doña Josefa Fernández Zambudio su inestimable ayuda.


lunes, 20 de abril de 2015

Dirección de la escritura

Estimado lectores, esta semana vamos a explicar la diferencia de la escritura según la dirección de su trazado:
En primer lugar, la escritura bustrofédica o Bustrofedon, que proviene del griego y designa al tipo de escritura, o al modo de escribir, que consiste en redactar alternativamente un renglón de izquierda a derecha y el siguiente de derecha a izquierda, o viceversa. Un ejemplo es el latín arcaico.


En segundo lugar, la escritura sinistrorsa, que designa a la que se traza de derecha a izquierda. La escritura árabe es un ejemplo de este modo de escribir.


En último lugar, la escritura dextrorsa, que designa a la que se escribe de izquierda a derecha. La mayoría de los idiomas occidentales se escriben de esta manera, entre ellos, por supuesto, el castellano. En la Catedral, en nuestro archivo, toda la documentación se escribe de este modo.



lunes, 13 de abril de 2015

Tipos de escritura (II)

En esta segunda parte de las categorías genéricas de la escritura vamos a abordar las escrituras atendiendo a la morfología de las letras y al ductus y el trazado.
Según la morfología de los signos distinguimos:
  • Escritura mayúscula: aquella cuyo alfabeto puede inscribirse en un sistema bilinear sin que las astas ni los caídos (fugas) de sus letras rebasen la "caja de escritura".
  • Escritura minúscula: aquella cuyo alfabeto no puede inscribirse en un sistema bilinear pero si en uno cuatrilinear.
Según el ductus y el trazado, la escritura puede ser:
  • Sentada: aquella en la que se cuida la ejecución de los signos con la máxima exactitud, según el modelo de sus formas.
  • Cursiva: aquella en la que priva la rapidez en su trazado; a la rapidez se sacrifica, en los límites de lo posible, la exactitud y correspondencia al modelo de las formas de los signos.
  • Semicursiva: entre las escrituras sentada y cursiva se dan unos estadios intermedios denominados escrituras semicursivas. Es una escritura mixta, por cuenta está integrada por signos de ductus sentado junto a otros de ductus cursivo.
  • Caligráfica: este término no debe oponerse a que la escritura sea sentada o cursiva. Es aquella que ofrece una regular uniformidad en su trazado y una gran fidelidad al modelo concreto que cada copista se propuso ejecutar. De modo que puede haber una escritura caligráfica cursiva, como la de la Cancillería Imperial Romana (común clásica). Menos probable es encontrar una escritura sentada que no sea caligráfica porque la irregularidad del trazado lleva implícito un ductus que tiende a la cursividad.
Así mismo, los conceptos de escritura mayúscula / minúscula y de sentada / cursiva no son incompatibles entre sí, al igual que sucede con la caligráfica, porque, como hemos mencionado anteriormente, los dos primeros son correlato de la morfología de las letras, y los dos segundos del ductus y el trazado.
En los fondos documentales de nuestro Archivo encontramos todos estos tipos descritos.

Nota: para saber más sobre el ductus y el trazado, recomendamos el "Manual de Paleografía: Fundamentos e historia de la escritura latina hasta el siglo VIII" de Luis Núñez Contreras.


lunes, 6 de abril de 2015

Tipos de escritura (I)

En este primer apartado vamos a atisbar la clasificación que hace la Paleografía de las escrituras según su solemnidad. Hecha esta aclaración, distinguimos entre escritura elemental, usual, cancilleresca, libraria, canonizada y tipificada. Pasemos a analizarlas más detenidamente:

  • Escritura elemental: es la que se enseña en cada época, en cada ambiente y por cada maestro a los escolares que se inician en la escritura. Cuando se van realizando progresos en ella, la elemental deja de ser realizada. Es la escritura de los semianalfabetos.
  • Escritura usual: es la empleada a diario por las personas que escriben. En ella priman la tendencia cursiva derivada de la rapidez en su trazado. 
  • Escritura cancilleresca: es una escritura especial elaborada en las oficinas encargadas de la confección y expedición de los documentos. Su punto de partida es la escritura usual, a la que se dota de solemnidad en el trazado y las formas, con lo que se reviste de artificiosidades convencionales, de trazos accesorios y superfluos, que tienen por objeto dotar a la escritura de datos para la comprobación de la autenticidad de procedencia más que de un ornato esteticista.
  • Escritura libraria: es una escritura para la lectura de muchas personas. Parte también de la usual, a la que procura una tendencia a la claridad y a la estética mediante una cuidada ejecución de las letras, armonía en las dimensiones y proporciones de los datos, regularidad en el alineado y simplicidad en los signos, entre otros.
  • Escritura canonizada: es aquella que, a partir de la usual y en cualquiera de los que procesos que conducen a la cancilleresca o la libraria, resulta satisfactoria, equilibrada y de general empleo para los casos a los que se dedica. Sus formas obtenidas permanecen muy estables y sus reglas elaboradas se fijan en cánones obligatoriamente seguidos.
  • Escritura tipificada: es el resultado de tentativas de elaboración de una escritura libraria que se sujeta a ciertas reglas sin llegar a fijarlas en cánones y que pronto se pierden. También es producto de ciertas formas intermedias entre la cancilleresca y las usuales en ciertos lugares, épocas u oficios.