Traductor

lunes, 30 de marzo de 2015

Sello de Placa

El uso del sello de placa, como forma de legitimar un documento, se extendió en toda la Europa occidental desde mediados del siglo XII. Los documentos sellados representaban a diferentes organismos e instituciones de carácter público o privado, y provienen de administraciones reales, municipales, eclesiásticas o nobiliarias. Al sello se le confiere el valor de “sello auténtico”, capaz de constatar una prueba jurídica indiscutible. Cuando se empieza a difundir el papel con uso burocrático, y si el documento es de menor trascendencia, el sello en lugar de ir colgado se adhiere al documento, reduciéndose su espesor y tamaño. Además se protegía con un trozo de papel en forma de rombo.
El sello, formado por escritura y símbolos o sólo por símbolos, representa a una autoridad personal o institucional y es tan válido como la firma del personaje o de la institución a la que representa.
Entre algunas de las características de los sellos de placa durante los siglos XIV y XIX destacan:
  • La forma circular.
  • Los diversos tamaños, dependiendo del tipo de documento.
  • La cera roja en sus distintas tonalidades.
  • Colocación del sello, normalmente, al dorso, si el documento constaba de una sola hoja; si constaba de varias hojas, se solía poner al pie en la última hoja, bajo las firmas.
  • El papel sobrepuesto a la cera (oblea) tiene formas variadas, la más común la circular, aunque también se utilizaba la cuadrada, rectangular, romboidal o de roseta con cuatro pétalos. Lo normal era plegar los bordes sobre el sello para protegerlo.
(INFOarchivos, Junta de Castilla y León)


lunes, 23 de marzo de 2015

Armoriales

Los armoriales, o libros de armería, son publicaciones dedicadas a la descripción sistemática de emblemas heráldicos o escudos de armas, generalmente obra de oficiales cronistas de armas o heraldos.
Su origen se remonta al siglo XIII, un período de apogeo en el uso del código heráldico, en Europa Occidental, apareciendo en forma de códices o libros manuscritos con repertorios completos o parciales de blasones junto con ilustraciones, frecuentemente iluminadas, que reproducen las figuras o conjuntos heráldicos, con los colores que les pertenecen. Los armoriales, en particular los medievales son empleados en la actualidad por los especialistas como fuente para el estudio historiográfico de los usos heráldicos.
Aproximadamente se conservan catalogados unos 350 armoriales, de los cuales 130 son ingleses, 80 franceses, 40 germánicos y 20 españoles e italianos.
Uno de los armoriales más famosos es la Crónica del Concilio de Constanza, obra de Ulrich Richental, datada en el primer tercio del siglo XV.
Especialistas como Jean-Bernard de Vaivre6 y Ottfried Neubecker diferencian los armoriales en función del formato de soporte:
  • Rollos armoriados: colecciones de escudos representados en forma de rollos de pergamino, destacados generalmente por su rigor descriptivo al incluir un registro de acontecimientos contemporáneos, que permite la identificación de los personajes y sus emblemas heráldicos.
  • Códices: libros manuscritos que incluyen diversos contenidos estructurados en diferentes partes (Este formato es el más frecuente en España, encontrándose la parte dedicada a la heráldica con las descripciones que constituyen el armorial propiamente dicho, junto con breves tratados heráldicos).




lunes, 9 de marzo de 2015

Escritura cifrada

La escritura cifrada es una de las tres especies de escritura criptográfica (invisible, convencionalmente disimulada y cifrada). Mediante la escritura cifrada se priva al texto de significado aparente; se oculta el significado real de los signos escritos.
Para ocultar el significado real de los signos se recurrió a dos procedimientos: el de trasposición y el de sustitución.
La trasposición, utilizada desde muy temprano, consiste en ocultar la relación de significado entre varias palabras; para la intelección del texto se hace preciso el cambio de lugar o la inversión de los elementos del texto a la vista.
La sustitución consiste en dejar en su orden primitivo las letras y las palabras del texto, pero sustituyéndolas aisladamente por un signo que figura en una tabla de concordancias fijadas. La sustitución puede hacerse de modo que un signo funcione con un significado único o que adquiera la significación de varias letras o de varias palabras. En éste es en el que tiene su origen la escritura cifrada de la Edad Media.
En teoría, la escritura cifrada puede afectar a letras, a grupos de letras, a sílabas, a palabras, a frases o puede hacerse de manera híbrida.





lunes, 2 de marzo de 2015

Notarios mayores y escribanos

Los notarios mayores eran los artífices de la actividad en las Cancillerías, al ser ellos quien mandaban escribir los documentos, controlaban, sellaban y registraban los mismos, con lo cual, su carácter fue eminentemente burocrático. Pertenecían al alto clero y su puesto terminó convirtiéndose en un título honorífico. Tenían amplias competencias judiciales en materias económico-administrativas (por ejemplo, los pleitos de hidalguía).

Los escribanos son una figura medieval clásica cuya presencia se justifica porque la redacción de los documentos medievales se realizaba en latín (posteriormente, el latín se irá sustituyendo por las lenguas romances). Situados bajo el canciller y el notario, los escribanos redactaban los documentos, los anotaban en registros, etc., realizando de forma material las actividades. Existieron en Tribunales, Consejos y Cortes.